Apología del saber beber y del saber de beber

Apología del bien beber.

niño con cervezaEspero que tomen esto por lo que es, apología del beber bien desde pequeños. Que en España tal cosa está tirando ya no a mal sino a peor, es decir, pareciera que estuviéramos incitando al alcoholismo a los niños, así que no los educamos, mientras que  alcanzada la edad de salir del nido, se cogen unas “castañas” en lo botellones sin ton ni son. Parece que nos estamos saltando un paso muy importante, el cual es la educación.

Cualquier alimento  alcohólico o con derivado alcohólico ya sea vino, cerveza, o  lo que usted quiera, de los miles de variantes que se ofertan en el mundo, necesita sin lugar a dudas una asimilación cultural,  que era proporcionada con anterioridad por la “tribu”, más tarde por las familias y convecinos, en las poblaciones, y ahora por nadie. El estado no queriendo meterse en camisa de once varas, no proporciona información correcta ni educación sobre el vino, en el país del vino, se limita a a sancionarte de manera extremadamente rigurosa, si aparecen indicios de consumo en determinadas acciones.

niño bebiendo cerbeza Gertraudenbrücke berlin Santa GertrudisEstoy harta de oír en una mesa, “los niños no beben”. o, “esto es malo para ti”, dirigiéndose a los niños. O  peor aún oigo en la mesa decir “esto es una droga”, y “no debes beber” a un adolescente. Y mucho peor aún, escucho en conferencias en los institutos con los datos de muertos por causas primarias en el alcohol. Parece que el vino o la cerveza en vez de para disfrute, lo hubiéramos inventado para destruirnos.

Cuando el alcohol es introducido en una población que no sabe nada de él, se convierte en algo muy destructivo, y adictivo. Así ocurrió entre las tribus indias, o entre los esquimales. Cuando el alcohol es retirado, en comunidades, o por decretos o por que no llega, y no hay otra droga social que lo sustituya,  el porcentaje de suicidios y violencia mal encauzada, aumenta en tal medida, que los datos de las muertes por alcoholismo que había antes, se vuelven ridículas. Es decir, desde siempre, hace ya más de 6.000 años, se utilizó como droga social de escape en toda su entidad, de manera individual, asociativa, o en comunidad. ¿Qué es una fiesta en un pueblo sin el vino?.

¿Debemos negar el vino a los menores de edad?, En mi opinión no. Ni sus efectos ni la manera correcta de catarlo, de disfrutarlo y de tomarlo. Y esto, todo el allegado al mundo del vino lo sabe, necesita un aprendizaje. Si hablamos de cultura del vino, es necesario primero educación del vino, antes de alcanzar el escalón cultura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *