El Cótabo

El cótabo

SymposiumnorthwallFue un juego célebre en los tiempos de la vieja Grecia. Estuvo de moda desde mediados del siglo VI a finales del siglo III a.d.c. Jenofonte en las Helénicas nos hace referencia a él. Aristófanes en los arcanienses constata que era un juego popular, al parecer en la Paz v-1244 también lo comenta, pero no tengo el texto. Ateneo, cierto e incierto recopilador de dichos y redichos, tiene varias referencias al Cótabo , aparte de la mala traducción de Ateneo de la que tiro, tiene muchas frases sueltas entre lo perdido, donde reaparece otras tres o cuatro veces el término de cótabo por lo menos en texto suelto, pero que están recogidos en el texto de Cátedra por si quieren revisarlo.

Muy posiblemente partió este juego de un gesto de limpieza, como al beber sidra luego del escanciado, donde das un trago largo, y luego de un gesto de movimiento de los restos, estos van al suelo en un determinado lugar, generalmente el mismo cubo del escanciado, al final tiras ese resto con puntería y entregas el  vaso de escanciar al tirador, que empieza de nuevo el turno.

Algo parecido en los  tiempos antiguos, donde se serviría el vino en los simposios en una, o unas pocas cráteras, que habría que compartir, de ahí el gesto de limpieza y arrojar los restos, como libación al dios Dioniso Bromio. El paso a intentar hacerlo con puntería es factible. De una manera curiosa se tomaba por un asa y de un giro o golpe de muñeca se lanzaba el vino residual al objetivo.

KottabosSe lo supone por diversas pinturas en cerámica y alguna descripción, que el objeto de puntería podía estar tanto en el suelo como a media altura como colgando, así como ser un cachivache pequeño que al recibir el impacto caía y sonaba. No he encontrado referencias a apuestas dinerarias, sino a súplicas de realizaciones, el “por ti hermosa Friné” o parecido, que se decía al tiempo de lanzar, indicaría que si lograba darle, quizás su súplica fuera recompensada por la misma, Como comprobarán en las imágenes de más abajo, también lo jugaban las mujeres.

2 pensamientos en “El Cótabo

  1. Está su trinidad activa últimamente, tanto que no da tiempo a atender al Padre, a la Hija ni a la Espíritu Santa con la atención que merecen…

    Magnífico lo que cuenta del cótabo, supongo que su origen tuvo algo que ver con algún tipo de ofrenda.

    Por cierto que con lo de La Paz de mi admirado Aristófanes, quizá meto la pata, pero hay algo que me llama la atención con respecto a lo del cótabo:

    Por un lado, lo encuentro donde creo que usted dice, de esta manera:

    EL ARMERO.-¿Y qué voy a hacer con esta trompeta, que me cuesta
    a mí sesenta dracmas?
    TRIGEO.-Echa plomo en su cavidad; sujeta en lo alto una varilla
    algo larga, y tendrás un cótabo en equilibrio.

    Pero es que en los versos 338 y ss, dice según las traducciones:

    “Cuando la hayamos libertado, entonces alegraos, reíd y gritad. Porque
    entonces sí que podréis a vuestro antojo navegar o permanecer en casa,
    entregaros al sueño o al amor, asistir a las fiestas o a los banquetes, vivir
    como verdaderos sibaritas y exclamar: «¡Iú! ¡Iu!»”

    o

    “cuando la hayamos agarrado, entonces, gozad, gritad, reíd;
    podréis iros a navegar, quedaros aquí, follar, dormir, ir de romería,
    banquetearos, jugar al cótabo, sibaritear, gritar iu,iu…”

    Vamos, que de una a otra hay un abismo, e incluso se cuentan algunas cosas, sino diferentes, si de manera distinta…

    Revisando lo del cótabo a cuenta de su anotación ha acabado con un mito para mi, juas, o por lo menos con lo de fiarme de las traducciones de Aristófanes…

  2. Charles, la descripción que aportas es muy valiosa, lo jocoso del canalla de Aristófanes, se parece mucho al jarrón en blanco y negro pintado de la anotación,
    y ¡valla! con las traducciones, ¡una romería!, bueeeeeno, algo parecido había por allí, pero:
    de cuando “la hayamos liberado”
    a cuando “la hayamos agarrado”… es lo mismo pero al reves, jooooooder..
    Muchísimas gracias por tu nota
    ¡Va por ti, Salud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *