Agua de Bilbao

Si alguna vez visitan Bilbao, tomarán conciencia de lo fanfarrias que pueden llegar a ser en esta población, y de como compiten dia a dia para mejorar su socarronería ampuolosa. Menos mal, que sin darse cuenta, también lo hacen en resultar amistosos, lo cual compensa en demasía.

Antaño, cuando las cosas iban bastante bien, osea hace mucho mucho tiempo,  llamaron al champan, agua de Bilbao pues, parecíales que tomaban tanto, que ya no usaban más agua, sino champán.

agua-de-bilbaoTodas las épocas pasan, y en recuerdo de aquella, comenzaron a envasarse para algunos locales “champán”, con la etiqueta de “Agua de Bilbao”, muy pocos ya, según me dijeron, pero en uno de ellos como me lo ofecieron como vino blanco junto al txacolí para tomar en la comida, (vino blanco del que solo tengo un buen recuerdo en mi vida, y muchos, demasiado agrios y ácidos), le dije a la camarera – Probemos qué es eso del agua de Bilbao.

Llegó con una botella de un litro, me sirvió en la copa, y me dijo – Cuando tela cabes te pongo otra, es pa que no sen frie pues –  No me esforcé en parecer del mismomismo centro de Bilbao como dice el chiste, pero luego de la cata bien acompañada de unas carrilleras en salsa, me ocurrió como con la madalena de Swan mojándola en el vaso de leche, me trajo unos gratos recuerdos del mejor sabor de la uva Airén que no estaba ni disimulado ni escondido, como no lo estaba en el vino que servían a los socios en la cooperativa de mi padre.

La uva Airén, es la bendición con la que cubrió a la mancha el mismísimo Bromio, Y desde los más remotos tiempos, se casó con cualquier otro caldo el resto, su peculiar ligera intensidad es fácil de encubrir y desde luego es quizás el mosto más noble y fácil de trabajar, lo admite todo excepto la estupidez, que se está adueñando viñedo a viñedo de toda la mancha. Lo difícil será encontrar ya Airén, y si lo encuentran será casi seguro de 2ª, o 3ª categoría, un Airén de cepa vieja de 40 o más años que termina alzándose sola contra el saber de la poda, con los racimos más que dorados, tostados, colgando  en zona pedregosa, caliza, te dará un vino que puede competir con lo mejor de lo mejor. Pero lo mejor de lo mejor en viñas ya se “ha sacado”.